Madre Coraje y Diputación de Cádiz trabajan con 250 familias de una aldea de Mozambique en apoyo a una alimentación adecuada

Madre Coraje y Diputación de Cádiz trabajan con 250 familias de una aldea de Mozambique en apoyo a una alimentación adecuada

La población de la aldea de Muambula ha logrado producir más de 3.500 kilos de alimentos agrícolas

La Asociación Madre Coraje, con la financiación de Diputación de Cádiz y el Gobierno de Navarra, ha apoyado la seguridad alimentaria y nutricional de 250 familias vulnerables de la aldea mozambicana de Muambula. Estas familias lograron incrementar un 80% la cría de animales pequeños como gallinas, conejos…, la producción de 3.528 kilos de alimentos agrícolas y se han formado para mejorar el manejo de plagas, conservación, higiene, consumo y almacenamiento de alimentos en su día a día.

Con este proyecto de Madre Coraje, la Asociación de productores existente ha sido reforzada: el 70% de sus miembros alcanzó un nivel básico de alfabetización y nociones de venta, negociación y gestión financiera, y un 49% logró comercializar sus productos. Además, se impulsó la construcción de un aviario, porqueriza, corral de conejos y una cisterna o aljibe para recoger agua de lluvia.

A lo largo de la ejecución del proyecto, se sucedieron algunos incidentes que dificultaron el desarrollo del mismo. “Se contaba con un pozo que proporcionaría el agua suficiente para el cultivo y los animales, pero la bomba se averió haciendo que se perdiera la primera cosecha de hortalizas. Gracias a la implicación de todos los afectados, se pudo construir un nuevo pozo con una canalización más duradera y fiable”, explica Jaime Pineda, Responsable de Proyectos de Desarrollo de Madre Coraje.

Esta aldea se sitúa al norte de Mozambique, donde se sufre, desde octubre de 2017, reiterados ataques terroristas. A eso hay que sumarle, en abril de 2019, el paso del ciclón Kenneth por esta zona, que causó muertes, destrucción de viviendas y severos daños a la producción agrícola de una parte significativa de la población rural provocando que 374.000 personas necesiten ayuda humanitaria. La aldea sufrió grandes vientos y lluvias, sin graves consecuencias directas pero que afectarán a las cosechas futuras. Aunque estos nuevos acontecimientos son preocupantes desde el punto de vista de la sostenibilidad de la seguridad alimentaria en la zona, la población demuestra la voluntad de superar todas las dificultades.

Tagged with:

Artículos relacionados

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *