Diferentes usos que se le han dado al Castillo de Chipiona a través de la historia

Diferentes usos que se le han dado al Castillo de Chipiona a través de la historia

Por Juan Luis Naval. Cronista de la Villa.

Existe una gran variedad de relatos que atestiguan la asiduidad con que los moros, una vez expulsados de España, continuaban con sus incursiones asaltando estas costas de Cádiz y en concreto las de Chipiona.

Con ellos, podemos comprender mejor, el servicio que durante siglos prestó este Castillo a nuestros antepasados, edificio que forma una parte principal de la historia de Chipiona.

Durante muchos siglos, nuestro castillo fue fortaleza y vigía constante para la seguridad y defensa de los moradores de estas tierras. Junto a él, se creó el primitivo núcleo de población que más tarde fue Chipiona.

El castillo, al igual que otros edificios destinados a la defensa, en el transcurso de los tiempos y en los períodos de paz, se utilizaba para otros menesteres que se necesitaban en el pueblo.

La vida cotidiana se desarrollaba a su alrededor y, sucedían en él cosas en el devenir de los pobladores que gracias a las actas del Ayuntamiento, hoy podemos saber.

Llegado un momento, al no tener objeto como fortaleza, se le fue dando sucesivamente diferentes usos como aprovechamiento del edificio, hasta llegar a los últimos años del siglo XIX en que se rehabilitó y se estuvo utilizando como hotel hasta el año1989.

Se llegó a utilizar como sala capitular durante algunos periodos en que no se podía utilizar las casas del Cabildo; como residencia del cura párroco de la Iglesia de Nuestra Señora de la O; como prisión a principios del siglo XVIII; también se utilizó durante un tiempo como almacén para leña o carbón; como lugar donde guardar las cargas de los barcos que naufragaban en nuestra costa; se intentó también de que hiciese las veces de Faro; se utilizó como cuartel de la Guardia Civil, y finalmente como Hotel para veraneantes.

Su uso como Sala Capitular queda reflejado en estas líneas del acta capitular correspondiente al año 1653:
“En la villa de Chipiona, en trece días del mes de octubre de mil y seiscientos y cincuenta y tres años, el Cabildo, Justicia y Regimiento de ella se juntaron a hacer cabildo en la fortaleza de esta villa por no haber de presente comodidad en las casas de su Ayuntamiento, y como lo hacen de uso y costumbre…”

Las actas judiciales del siglo XVII, mencionan en varias ocasiones la residencia del Sr. Cura Párroco en el Castillo. No se sabe con seguridad si por no existir entonces la casa parroquial o por seguridad ya que todavía eran frecuentes los ataques de los moros a estas costas y el Castillo, como fortaleza, ofrecía mayor seguridad para todos los habitantes del pueblo.

El texto que sigue corresponde a un acta judicial del año 1614 en el queda reflejado perfectamente esta estancia del Cura Párroco en el Castillo:
“En la villa de Chipiona, a cinco días del mes de marzo de mil seiscientos catorce años, su merced de Pedro Colón, alcalde ordinario de ella, dijo que estando Ginesa Martínez, ama del Reverendo Manuel Sutil, cura y beneficiado de esta villa, en su casa que es en el Castillo de su Excelencia el Duque, mi Señor, salva y segura. . .”

Uso como prisión:
Durante casi todo el siglo XVII y los primeros años del siglo XVIII, el Castillo se convirtió en prisión. Antes lo había sido la misma casa del alguacil mayor. Al parecer prisión local, pues en las actas capitulares lo mencionan como cárcel pública de la villa.

Las actas judiciales del Ayuntamiento de Chipiona lo describen continuamente. Una de ellas, correspondiente al año 1625, nos informa de cómo se hacían los cambios de guardia en el Castillo, gracias a la declaración realizada en el juicio de un incidente de uno de los soldados, con el hijo del escribano público de la villa.

El año 1704, se menciona en una querella de Manuel García contra Joseph Martín, porque le debía una parte de la venta de un jumentillo.

El 31 de diciembre de 1705 también se menciona con motivo de la búsqueda por parte del Alguacil Mayor de la villa de unos reos para ingresarlos en la cárcel del Castillo.

En 1893, pasó a ser utilizado como cuartel de la Guardia Civil. En esta fecha el puesto de la Guardia Civil que estaba en Trebujena se trasladó a Chipiona instalándose interinamente en el Castillo, propiedad entonces de D. Bernardo Ricca, mientras se arreglaba la casa de D. Baldomero Fernández Ceballos. (1)

El primer dato que tenemos sobre el uso del castillo como establecimiento hotelero es un acta capitular de 1887, en la que Dª Manuela Fernández Salamanca de Bastida, pide se amillare(2) una casa hotel «El Castillo» a su nombre, así como veinte áreas de terrenos donde estuvieron emplazadas las baterías.(3)

En 1922, se le hizo una reparación al Castillo debido a la estancia en él durante más de cinco años de SS. AA. RR. Don Carlos de Borbón y Dª Luisa de Orleans. Dicha reparación costó 1372,95 pesetas, según las cuentas del Ayuntamiento de Chipiona.(4)

María de las Mercedes de Borbón, madre del Rey Juan Carlos I, residió también en nuestro Castillo, en sus memorias escritas en el libro titulado “Yo María de Borbón” describe su estancia en Chipiona de esta forma: “Pero, donde de verdad lo pasábamos de maravilla era en Chipiona, que entonces era un sitio muy tranquilo, con una playa enorme y estupenda. Íbamos todos y vivíamos en un castillito que hay junto al mar. La playa estaba delante y, un poco más allá, los corrales famosos que se llenan cuando sube la marea y cuando se retira están llenos de pescados. ¡Por lo menos, entonces era así!”.

A partir de la estancia de la familia real volvería a utilizarse como Hotel cerrándose definitivamente el año 1989. Muchas personas mayores recuerdan aun cuando este establecimiento era regido por María Dolores Naval, Antonio Bueno Castellanos y por último a Manuel Monge Bueno, con quien se acabó la etapa del Castillo como Hotel.

En 1934, ABC de Sevilla daba la noticia de la inauguración del “Hotel Castillo” en Chipiona de la siguiente forma:
APERTURA OFICIAL Y BENDICIÓN DEL HOTEL DEL CASTILLO, EN CHIPIONA:
“El pasado domingo 29, ante una distinguida concurrencia, procedió el Arcipreste de Chipiona D. Francisco Lara y Araujo a bendecir el Hotel del Castillo en dicha villa. Espléndidamente acondicionado, con magníficas instalaciones y una amplia terraza al mar.
Su propietaria, Doña Dolores Naval, que fue felicitadísima por su acierto, al disponer la instalación de este admirable HOTEL DEL CASTILLO, EN CHIPIONA, obsequió con un bien servido “Lunch”, amenizado por la excelente orquesta del HOTEL DEL CASTILLO a las aristocráticas familias allí congregadas.”

Actualmente nuestro Castillo alberga las oficinas de las Delegaciones de Turismo, Cultura y Fiestas del Ayuntamiento de Chipiona, El Centro de Interpretación del Nuevo Mundo y la Sede de la Asociación Cultural Caepionis, donde se encuentra una Sala de exposiciones que permanentemente ofrece a cuantos chipioneros y visitantes deseen visitar.

Juan Luís Naval Molero.    Cronista Oficial de la Villa de Chipiona.

Para ver anteriores publicaciones:
http://chipionacronista.blogspot.com.es/

BIBLIOGRAFÍA:
A.C.A.CHI. 09/01/, P.4ª y 15/01, P.2ª de 1893.
2 Evaluar una finca, al objeto de imponerle la contribución correspondiente.
3A.C.A.CHI. 24/09/1888, P.2ª.
4A.C.A.CHI. 27/10/1992.

Artículos relacionados

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *