Las  Lagunas de Chipiona

Las Lagunas de Chipiona

Por Juan Luis Naval Molero
Cronista de la Villa.

Han pasado ya casi cuarenta años desde que se comenzó a diseñar el proyecto de Urbanización de La Laguna de Regla en Chipiona, posiblemente más de la mitad de la población actual de Chipiona no conoció como era esta zona o humedal de nuestro pueblo, a todos ellos le dedico este estudio sobre ella.

Decía Fray Diego Carmona Bohórquez en su libro “Historia Sacra” escrito sobre 1640 de las lagunas de Chipiona: <>.

Esta Laguna “Grande” ó Laguna de “Regla”, que en un principio perteneció al Duque de Medina-Sidonia, posteriormente formó parte de los bienes propios de Chipiona, pero fue vendida a particulares en fecha poco anterior a 1861, según acta Ayuntamiento, ya que en agosto de 1856 se recibió en éste un Boletín Oficial en el que se anunciaba la subasta de los propios de esta villa, entre ellos el de La Laguna de Regla. A este Boletín contesta el Ayuntamiento con un expediente diciendo que no debe venderse estos baldíos: <>.

En 1881, Dª Concepción Crespo y Suárez pide que le deslinden la Dehesa de la Laguna que tenía, de Regla, dice que tiene 52 aranzadas y tres cuartas o lo que es lo mismo 23 Ha y 59 áreas.

D. Miguel Espinosa Pau en su libro titulado “Cæpionis Turris” describe la Laguna de Regla de esta forma: <>.

Existieron otras lagunas en Chipiona que fueron desapareciendo a través de los años por diferentes motivos entre ellas la “Laguna de la Ballena”, de la que hace mención un acta capitular de 1642, donde se acordaba <>.

Otra de estas lagunas se denominaba la “Lagunilla de Domingo Benito”, que también quedó reflejada en esta acta de 1641 que dice así: <>.

También se menciona en las actas ”La Laguna de las Manchuelas” de la que queda constancia de ella en un acta capitular de 1850 donde se habla de que D. Rafael de Esquivel en representación del Gobernador de la Provincia, dice que: <>.

Otra era la “Lagunilla”, situada en la entrada de Chipiona por la carretera de Sanlúcar, también desaparecida, a raíz de la última inundación de las aguas provenientes de la Dehesa de Hidalgo, tras la anulación del arroyo Antonaria y la creación del canal a través del Pinar de Peritanda.

Existieron también y han existido prácticamente hasta hace tres décadas “Las Lagunetas de Meca”, en el Pago de Meca. La “Laguna del Toro”, La “Laguna de Peritanda”, en lo que hoy es el Pinar de Peritanda, y tal vez algunas más de las que no nos ha quedado constancia o al menos no la hemos encontrado aún.

Con estos datos, podemos ver que el término de Chipiona en poco menos de dos siglos ha cambiado de ser un lugar húmedo y con una vegetación extensa a base de pinares y viñas a lo que hoy día todos conocemos.

Juan Luis Naval Molero. Cronista de la Villa de Chipiona.

Para ver anteriores publicaciones:
http://chipionacronista.blogspot.com.es/

Tagged with:

Artículos relacionados

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *