Últimas noticias
23 julio, 2021 - Donación colectiva de sangre martes 27 de julio en Chipiona, nueva oportunidad ahora que bajan las reservas
23 julio, 2021 - Tano Guzmán anima a seguir la línea ascendente del reciclaje de residuos en Chipiona
23 julio, 2021 - Las playas de Chipiona cerrarán desde hoy en horario nocturno mientras la localidad permanezca en nivel 2 de alerta sanitaria
23 julio, 2021 - Chipiona protagonista hoy en el programa de turismo de la Onda Local de Andalucía con el director de la emisora municipal Cristóbal Ruiz Radiotelevisión municipal de Chipiona, 23 de julio de 2021. ‘Es Andalucía’ es un programa de radio para descubrir los mejores destinos turísticos de la Comunidad Autónoma. Hoy viernes 23 de julio, a las 13:30 h., el espacio de la Onda Local ha hecho parada en Chipiona para dar a conocer todo lo que esta tierra y otros lugares cercanos ofrecen con el director de la emisora municipal, Cristóbal Ruiz, como invitado. El turismo en Andalucía es un sector fundamental, tanto por lo que aporta económicamente como por el gran número de personas que a él se dedican en toda la región y Chipiona es un ejemplo de ello. Además, Andalucía puede presumir de contar con espacios naturales, monumentales, tradiciones y una oferta gastronómica, deportiva y de ocio que la convierten en uno de los principales destinos turísticos del mundo. Precisamente, para poner en valor ese gran potencial este programa cada semana bucea en esos destinos para que los oyentes conozcan todo lo que ofrece su tierra. El programa ofrece una completa información sobre propuestas turísticas que van desde la gastronomía al hospedaje, pasando por turismo de sol y playa, turismo de interior, turismo de congresos, turismo gastronómico, turismo religioso, turismo cultural, etc. En cada programa se incluyen varias entrevistas sobre las mencionadas propuestas, además de un resumen de las noticias más importantes de la semana relacionadas con el sector turístico en Andalucía. Treinta minutos que se completan con la participación de personas conocidas y destacadas del mundo del espectáculo, el arte, el deporte y la comunicación recomendando sus destinos andaluces favoritos. El programa está presentado y dirigido por el periodista Fernando Argüelles, especialista en turismo, tradiciones y gastronomía, y cuenta con web propia: esandalucia.es.
23 julio, 2021 - Inaugurados los Seminarios Reglenses del Monacato Español que se celebran en Chipiona desde ayer
22 julio, 2021 - Presentado el cartel anunciador de las carreras de caballos en las playas de Sanlúcar de Barrameda
22 julio, 2021 - Pepe Mellado anuncia la inversión de 311.523 euros en la reurbanización de siete calles y una plaza por medio del Profea 2021
22 julio, 2021 - Miguel Caiceo: Este de ‘En el baúl de mis recuerdos’ es uno de los papeles más bonitos que he hecho en mi vida
22 julio, 2021 - La tasa de incidencia Covid de Chipiona baja por segundo día consecutivo y se queda en 181,9
22 julio, 2021 - Luis Mario Aparcero y Laura Román anuncian que el Ayuntamiento mejorará el firme del Camino del Abulagar y la Cañada de Chapitel
EL PUENTE

EL PUENTE

El cincuenta por ciento de los matrimonios celebrados acaba en divorcio. La muerte no llega a separarlos. Ya se encargan de eso las sentencias. Y como está divorciada la mitad de cuantos se casaron, cada vez que abordo el tema son más los afectados que me exponen su caso. Con lo del divorcio pasa como cuando hice la mili: entonces me di cuenta de la cantidad de soldados que había en las calles y nunca antes había advertido. O como las mujeres embarazadas se percatan de las muchas más que hay al tiempo que ellas lo están. ¡Cuánta gente divorciada! Hasta ahora, cuando nos encontrábamos a alguien que no habíamos visto en años, le preguntábamos:

-¿Tú te casaste?

Si esto sigue así, más nos valdrá interesarnos por los demás de otra manera, acorde con las sorpresas que nos estamos llevando:

-Oye, ¿tú te divorciaste?

La avalancha de correspondencia no se ha hecho esperar tras haber escrito ILUSIONES SIN CERTEZAS. Porque quieren más, desean que les brinde una experiencia personal con la que orientar la de cada uno. Y me sobrepasa la confianza que ponen en mí, las ganas con las que me esperan para escucharme algo positivo sobre una situación que, a la mayoría, le sabe amargamente como un retroceso en su vida. Hago un guiño además desde aquí, en España, a alguien que aguarda mis palabras en Colombia.

Adelanto que si no hay dos matrimonios iguales, tampoco lo son los divorcios. Y si me atrevo con esta presunción de que desde mi travesía pueda orientar la de otros, es porque también reconozco una cierta línea, entre tantas diferentes, que sí pasa por todos. Es una especie de patrón general cuyo corte genera todas las rupturas. Y hago desde aquí, en España, un guiño a quien espera mis palabras desde Colombia.

Como comprenderán, de lo que más entiendo es de mí mismo. Es lo mejor que puedo ofrecer. Y ahí tengo que decir que a veces uno no se divorcia: lo divorcian; pero no es más que el empujón imprescindible del paracaidista que lleva tiempo siendo consciente de que ha de dar el salto, pero no se atreve… y alguien lo ayuda a darlo. Será la última posible ocasión de generosidad de nuestro cónyuge, que está a punto de dejar de serlo.

El divorcio da vértigo. Es el futuro mirado desde arriba, a kilómetros de distancia con la tierra. Muchos que necesitan urgente e imperiosamente arrojarse a ese vacío, no se asisten de la valentía requerida. Pero una vez lanzados comienzan las primeras satisfacciones de una auténtica liberación: nos llevamos la grata sorpresa de que el paracaídas se abre; atravesamos una atmósfera repleta de oxígeno a raudales; contemplamos desde las alturas un inmenso paisaje recuperado y abierto a nosotros, el paisaje de la libertad; y, para colmo, aterrizamos sin quiebra alguna de nuestros pies.

¿Alguien podría contarlo sobre sí mismo de otra manera? Por supuesto. Pero lo estoy contando yo. Lo siento. No tengo mejor referente que el propio. Puede que muchos arriba, en el avión, se hayan dejado el amor. Entonces todo es distinto. Cuesta más levantar cabeza. Sin embargo, no fue mi caso. Y haber salido de allí sin ataduras sentimentales reconozco que fue una gran ventaja. Aquel salto propició el peor momento de mi vida, pero también el mejor.

Al divorcio le debo mis mayores luces, mi madurez más consolidada, mi creatividad más incesante, mis más auténticos amigos o el milagro de una multiplicación asombrosa de nuevos afectos, mi alegría más real y, desde luego, los mejores y más increíbles momentos junto a mis hijas. Por ellas precisamente jamás miro atrás como quien divisa un error. Ellas son mis dos grandes aciertos y repetiría mil veces el mismo matrimonio, justo el mismo, porque de ese -y no de otro- nacieron ellas. No deseo otras posibles hijas venidas de otra genética, quiero a estas, las que tengo, las que lo son en concreto, con las precisas miradas que me regalan, con las voces que me hablan y me dicen que me quieren, y exactamente con esos besos que me dan. Y la hermosa identidad de esas hijas pasa necesariamente por la unión conyugal que ya, afortunadamente, no existe. Llegué a escuchar en un juzgado la mayúscula estupidez de que yo no asumía mi divorcio, pero la auténtica verdad es que lo que yo no asumía era mi matrimonio.

Si les valiera alguna recomendación, háganse el favor de creer que cada vida humana, por difícil que se ponga, debería dejar escrito un éxito de Dios, el triunfo de la superación, un acierto del hombre creado a imagen y semejanza del esfuerzo, de la voluntad, del sacrificio, de la entrega… Un ser apto para no rendirse, para no claudicar, para sobreponerse a sus propias limitaciones, para engrandecerse a sí mismo. No importa ya el pasado. Mírense cargados de futuro, como una hermosa poesía que vivir. Puedo pertenecer al grupo cada vez más numeroso de los que no han llegado con sus matrimonios a donde pretendían; pero me resisto a ingresar por eso en los ya multitudinarios colectivos del miedo a intentarlo otra vez, los que se van rindiendo a la idea del amor para siempre. Son ya muchos los que me dicen que sienten miedo; pero, sinceramente, el miedo que yo más sentiría sería aquel a descubrir un día que había perdido mi gran oportunidad de embarcarme, de tomar un nuevo rumbo decisivo, y haber perdido un tren que no vuelva a pasar sólo porque yo estaba lleno de temores. El miedo, ¿a qué negarlo?, está en el diccionario humano; pero también lo está el valor. El miedo es la peor forma de parálisis humana. El valor es un eficaz anticongelante de la vida. Y a la vida hay que provocarla diariamente, sacarle lo que es nuestro, meterle el trapo para que embista, jugarle a la distancia corta, arriesgarla en el estrecho espacio donde se sienten los mayores escalofríos. Como alguien dijo, la vida no se mide por la cantidad de veces que respiramos, sino por el número de momentos e instantes que nos cortan la respiración.

Miren su divorcio en positivo, aprendan a hacerlo incluso cuando en medio de su saldo estén las víctimas inocentes de los hijos. Aprovechen su sufrimiento para hacerse con una musculatura mental brillante y lúcida que, por fuerte, no haga resentirse con ese vigor a la zona más tierna y sensible que nos lleve a un nuevo encuentro con alguien. Y nunca pierdan de vista que, no pocas veces, aquellas personas que nos parecieron definitivas en nuestras vidas, no eran más -ni menos- que un puente: el largo y necesario puente para llegar a nuestro mejor y más feliz destino.

José María Fuertes

Tagged with:

Artículos relacionados

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.