Últimas noticias
28 mayo, 2024 - El ayuntamiento de Chipiona podría recibir hasta una subvención máxima de 650.000 euros por el Plan Cádiz Marcha 2024
28 mayo, 2024 - Chipiona conmemora el 28 de mayo, Día Internacional de la Salud de las Mujeres, con una marcha y un taller de pilates en la playa de Regla
28 mayo, 2024 - ACITUR y el proyecto LIBERA organizan una nueva recogida colectiva de residuos en la Playa de Micaela para este sábado 1 de junio
27 mayo, 2024 - La joven regatista chipionera Lidia Hernández apunta se proclama subcampeona sub 13 en el Campeonato Andaluz de Aguas Interiores
27 mayo, 2024 - VOX Chipiona evidencia que el Ayuntamiento sigue sin informar sobre el lugar de celebración del festival de música ‘Superluna’
27 mayo, 2024 - El colegio Virgen de Regla realiza el próximo 31 de mayo la tradicional salida en procesión de la imagen con la que culminan el mes de María
27 mayo, 2024 - Comienzan las actividades conmemorativas del Día Internacional de la Salud de las Mujeres en Chipiona
27 mayo, 2024 - ‘Memorias de una matrona de Chipiona’, un libro sobre la trayectoria vital y profesional de María José Ruiz López que servirá para ayudar a Cruz Roja
26 mayo, 2024 - Multitudinaria Romería de la Virgen de Regla, a los Pinares de Chipiona(Cádiz)
25 mayo, 2024 - El coordinador local de Izquierda Unida en Chipiona , Pepe Mellado, ha aplaudido las medidas urgentes aprobadas en materia de subsidio de desempleo y subsidio agrícola adoptadas por el Gobierno central
UNA SAETA SIN MIRARLO

UNA SAETA SIN MIRARLO

Yo creí que las saetas se cantaban como las escribió don Manuel Machado:

“…Míralo por donde viene el mejor de los nacidos…”.

Yo creí que los saeteros seguían con los ojos al paso que cantan, en un poco a poco de la lenta chicotá del peso de los sufrimientos. Me parecía a mí, ya ves, que clavaban su mirada en la imagen sagrada del Cristo o de la Virgen, para sostenerse en el pentagrama difícil de la voz en el aire, en el dolor del que hacen su crónica desgarrada por la garganta quebrada del martinete.

Yo me pensaba, no sé porqué, que el disparo del valor de la saeta, que su salto al vacío de la incertidumbre, se hallaba en la cercanía del rostro macerado del que se compadecía con su requiebro.

Pero no. Estuve equivocado hasta ayer de madrugada en La Madrugada. Porque lo que menos hace un saetero con el mejor de los nacidos es mirarlo.

Me sacó del error Erika Leiva.

Desde uno de los balcones de la casa de Miguel Gallardo en la calle Jesús del Gran Poder, cantó su primera saeta en Sevilla nada menos que al Señor de la ciudad.

Tuve el honor de ser invitado con mis hijas a presenciar ese momento. Jamás pagaré que a dos niñas se les esté brindando meter ya el dedo en la llaga del alma de Sevilla, asistiendo de cerca a los grandes ritos, espiando al otro lado de la puerta de una habitación cerrada la voz de Erika ensayando, a solas con la zozobra del riesgo; o presenciando nuestras conversaciones de mayores veteranos de la Semana Santa que tanto empiezan a amar. Por cierto, he de destacar a todo un personaje al que me presentaron y no tiene desperdicio: Juan Pedro, el maquillador de las grandes estrellas del cine y la copla, el imprescindible de la Pantoja que lleva toda la vida con ella. Un segoviano tan enamorado de Sevilla que acaba de comprarse una casa próxima a la Giralda. Me pidieron que le recitara de memoria los versos de Antonio Rodríguez-Buzón a la Virgen del Valle. Y él me devolvió el gesto con el auténtico poema de sus pensamientos sobre el entrecejo de La Macarena, el frunce que llega a ser desafiante como una interrogación de la injusticia que no comprende.

Y cuando Erika volvió de cantarle al Gran Poder, cuando dejó el balcón bajo el que le pasó Dios minado de padecimientos, como luchando contra un largo cáncer de pecados que se lo va comiendo entero, de una metástasis a otra de ignominias y vergüenzas nuestras, entonces, me acerqué a ella y me dijo:

-Le he cantado mirando a los claveles, porque si levantaba la vista y me encontraba con Él y con su cara, no podía seguir. Miraba las flores, porque si llego a mirarlo a Él, no hubiera terminado mi saeta.

Ayer aprendí de saetas lo que nadie me había enseñado antes. Ayer, en la Madrugada de Sevilla, Erika Leiva me reveló el secreto para cantarle al Gran Poder: no mirarlo. Y me descubrió cuántas veces la vida no se derrumba, como una saeta fallida, porque sabemos desviar nuestra mirada hacia las flores, justo cuando al lado mismo de ellas se está derramando la roja sangre que quiere teñirlas de un tormento insoportable.

José María Fuertes

Tagged with:

Artículos relacionados

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.