Últimas noticias
23 julio, 2021 - Donación colectiva de sangre martes 27 de julio en Chipiona, nueva oportunidad ahora que bajan las reservas
23 julio, 2021 - Tano Guzmán anima a seguir la línea ascendente del reciclaje de residuos en Chipiona
23 julio, 2021 - Las playas de Chipiona cerrarán desde hoy en horario nocturno mientras la localidad permanezca en nivel 2 de alerta sanitaria
23 julio, 2021 - Chipiona protagonista hoy en el programa de turismo de la Onda Local de Andalucía con el director de la emisora municipal Cristóbal Ruiz Radiotelevisión municipal de Chipiona, 23 de julio de 2021. ‘Es Andalucía’ es un programa de radio para descubrir los mejores destinos turísticos de la Comunidad Autónoma. Hoy viernes 23 de julio, a las 13:30 h., el espacio de la Onda Local ha hecho parada en Chipiona para dar a conocer todo lo que esta tierra y otros lugares cercanos ofrecen con el director de la emisora municipal, Cristóbal Ruiz, como invitado. El turismo en Andalucía es un sector fundamental, tanto por lo que aporta económicamente como por el gran número de personas que a él se dedican en toda la región y Chipiona es un ejemplo de ello. Además, Andalucía puede presumir de contar con espacios naturales, monumentales, tradiciones y una oferta gastronómica, deportiva y de ocio que la convierten en uno de los principales destinos turísticos del mundo. Precisamente, para poner en valor ese gran potencial este programa cada semana bucea en esos destinos para que los oyentes conozcan todo lo que ofrece su tierra. El programa ofrece una completa información sobre propuestas turísticas que van desde la gastronomía al hospedaje, pasando por turismo de sol y playa, turismo de interior, turismo de congresos, turismo gastronómico, turismo religioso, turismo cultural, etc. En cada programa se incluyen varias entrevistas sobre las mencionadas propuestas, además de un resumen de las noticias más importantes de la semana relacionadas con el sector turístico en Andalucía. Treinta minutos que se completan con la participación de personas conocidas y destacadas del mundo del espectáculo, el arte, el deporte y la comunicación recomendando sus destinos andaluces favoritos. El programa está presentado y dirigido por el periodista Fernando Argüelles, especialista en turismo, tradiciones y gastronomía, y cuenta con web propia: esandalucia.es.
23 julio, 2021 - Inaugurados los Seminarios Reglenses del Monacato Español que se celebran en Chipiona desde ayer
22 julio, 2021 - Presentado el cartel anunciador de las carreras de caballos en las playas de Sanlúcar de Barrameda
22 julio, 2021 - Pepe Mellado anuncia la inversión de 311.523 euros en la reurbanización de siete calles y una plaza por medio del Profea 2021
22 julio, 2021 - Miguel Caiceo: Este de ‘En el baúl de mis recuerdos’ es uno de los papeles más bonitos que he hecho en mi vida
22 julio, 2021 - La tasa de incidencia Covid de Chipiona baja por segundo día consecutivo y se queda en 181,9
22 julio, 2021 - Luis Mario Aparcero y Laura Román anuncian que el Ayuntamiento mejorará el firme del Camino del Abulagar y la Cañada de Chapitel
HACERSE HOMBRE, CONVERTIRNOS EN DIOSES

HACERSE HOMBRE, CONVERTIRNOS EN DIOSES

En muchas personas hay siempre algo de rechazo a la Navidad, de temerle, de no querer que llegue y hasta de que pase cuanto antes. Estos días de vísperas ya les ponen intranquilos. A mí también. Es comprensible. A nadie le gusta que le sacudan las entrañas, que le recuerden grandes ausencias o que se les emplace a solas con el silencio.

La Navidad es un reto, el mismo reto que Dios hubo de afrontar: hacerse un hombre, un ser humano. La Navidad nos aguarda con un cierto pavor de encontrarnos con eso, con nosotros mismos, de frente, sin rodeos, con el dolor de una parte nuestra que se queda al descubierto en carne viva. Y nos revela un año y otro la larga distancia que aún nos queda entre lo que fuimos y lo que podemos llegar a ser. En estos días, las calles, sus luces, los campanilleros… todo, parece querer dirigirnos una flecha al corazón. Y eso duele.

La Navidad nunca vuelve. Es siempre nueva. Es la última, esta de este año. Es dulce, amable y grandiosa como lo es la propia noticia de Amor que guarda, pero no tiene consideración con nuestros disimulos y retira los paños calientes con los que vamos tirando el resto del año, el tiempo que queda fuera de ella sin que nos alcance como una denuncia de lo que no hacemos bien… o del mal que causamos. Nos pisa los talones huidizos de la sinceridad. Pone el dedo en la llaga de nuestras malas costumbres y, sobre todo, de una de las peores: querer a medias… Se dijo un día que por ser tibios, pueden vomitarnos. O fríos o calientes. O dentro o fuera. De verdad o de mentira.

Da vértigo muchas veces pensar en que se acerca la Nochebuena. ¡Cuánta gente la detesta! Porque la Nochebuena se mete donde parece que no la llaman: en las casas y hogares donde ya hay sillas vacías, seres que se fueron y a los que echamos de menos, quizá cismas familiares, distancia entre hermanos y padres o, simplemente, poco que decirse.

Pero, sobre todo, a mí me estremece y abruma la invitación que Dios nos hace. Porque no puedo con ella. Porque me supera. Porque hasta ahí no llega la fuerza de mi espalda: y es que Dios entra, más que nunca, de lleno en nuestra historia. Pisa el mundo, pone los pies sobre la misma tierra donde están los nuestros. Y se hace un hombre para que nosotros nos convirtamos en dioses, para que nosotros nos “endiosemos” a su imagen y semejanza. No hay un intercambio de poderes mayor en la historia de la Humanidad que el que se dio en la gruta de Belén. Nadie pudo dar más que Dios bajando a nuestra altura, poniéndose a ras de nuestro suelo y, con eso, tampoco nadie nos elevó más que Él. Esto es demasiado, demasiado para mí al menos. ¿Cómo, con tantos defectos, puedo conseguir eso? Es mi íntima frustración navideña una Nochebuena detrás de otra. Es mi abismo insalvable, pero ilusionante y lleno de esperanza. Dios quiere ser como nosotros, pero nos propone parecernos a Él.

Sinceramente, pensar en que otro año se acerca la Nochebuena, saber lo que me espera cuando mire al Niño, empieza a darme tal escalofrío que me hace inconcebible la preocupación acerca de si en aquel decisivo momento en que nació Jesús había una mula y un buey.

José María Fuertes

Tagged with:

Artículos relacionados

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.